martes, 5 de julio de 2016

Don't Hug Me I'm Scared - Las marionetas y el terror existencial

Hoy quiero hablar de algo que me topé hace ya algunos meses y que la semana pasada pareció llegar a su fin. Una serie de videos conocida como "Don't hug me I'm scared. Ya gozan de moderada fama en internet. Y quisiera utilizar este ya prácticamente abandonado espacio para hablar de lo que esta saga despierta en mí.
Como se ve, dando por hecho que ya se han visto, son videos algo inquietantes que dejan mucho pie a la interpretación. Deconstruyen conceptos y provocan confusión y hasta cierto terror. Tortura personajes ficticios mientras nos provoca a nosotros el cuestionarnos no sólo las motivaciones de los personajes sino también de los creadores y en última instancia las nuestras propias, al señalarnos que lo que creemos sobre ciertas cosas podrían no ser tan correctas o tan inofensivas como solemos pensar.
Tal vez la creatividad puede dar lugar a escalofriantes obras y puede llegar a cegar nuestra objetividad. Tal vez estamos desperdiciando el tiempo en actividades mundanas y repetitivas sólo para esperar la inexorable muerte. Tal vez el amor resulta más destructivo que placentero. Quizá suceda que la vida virtual succiona y socava nuestra vida real. Puede que tratemos de distraernos en cosas que no nos benefician que en verdaderamente nutrir nuestro cuerpo, o nuestro espíritu. Y al final todo aquello que soñamos, todos nuestros anhelos se mueren y dan lugar a pesadillas vívidas y a la perpetua monotonía que nos va pudriendo desde dentro. Para descubrir que todo es un sueño. Que nada es real. Que nada importa realmente. Y que aún así, hagamos lo que hagamos, decidamos lo que decidamos, no importa cuántas lecciones hayamos aprendido, no existe escapatoria alguna.
Tal vez todo es un chiste sin sentido. Somos personajes de peluche que luchan inútilmente por escapar de este montaje que es la realidad. Así que... sólo nos queda formar parte de la puesta en escena... y cumplir nuestro papel... so pena de perder la razón.
O quizá eso fue lo que pude interpretar como intención de los videos. Quizá los videos sólo querían contar una historia superficial y pretender profundidad y todo ello es en realidad lo que yo quise ver. Lo que mi cansado y apático punto de vista pudo mostrar. ¿Soy un chiste que nadie entiende? ¿Un pobre muñeco arrojado a las fauces de la rabiosa realidad? ¿No lo somos todos? Niños asustados, cantando canciones sin sentido que pretenden resumir la vida y enseñarnos sobre cosas que no queremos aprender, que nos resistimos a aprender. Nos abandonamos al olvido. Ahí estamos seguros. O eso creemos. Olvidar no es una opción. No hay salida. No se puede escapar de lo que somos, de lo que son todas las personas.
En fin. Los videos, obviamente los recomiendo. Quizá no a todos les deje la misma sensación que provocaron en mí. Pero así soy yo. Aquí estoy yo. Hablando solo una vez más. ¿Volveré a escribir aquí? No sé...
En otras noticias... quiero una máscara como la del personaje Rojo
"I wonder what would happen"

No hay comentarios: